“En Letonia, mi equipo era bastante mafioso y apostaba los partidos”

Nicolás Abot

Publicada: 29/08/2019 00:00:00

Entrevista: Giuliano Candoni


En los últimos años, Tailandia y el sudeste asiático se volvieron un lugar elegido por muchos argentinos para ir de vacaciones. Sobre todo por muchos jóvenes con ganas de explorar el mundo y nuevas culturas. Además, sus playas paradisíacas son otra gran tentación.

Sin embargo, hay un argentino que está por esos lados pero para jugar al fútbol. El delantero Nicolás Abot, oriundo de General Lamadrid, ciudad ubicada en el sur de Buenos Aires, defiende los colores de Krabi Football Club, equipo de la segunda división de Tailandia. El futbolista de 33 años dialogó en exclusiva con Solo Ascenso sobre sus vivencias en ese continente. Abot es el protagonista de esta semana de #AscensoDeExportación.



SA-¿Cómo es tu día en Tailandia? ¿Con quiénes vivís, qué hacés en el tiempo libre?

NA- Mi vida en Tailandia es tranquila, por lo general entreno y tengo un día libre que siempre voy a la playa. Me encanta disfrutar la naturaleza de acá, así que voy con el mate a todos lados. Vivo en un hotel y estoy tranquilo.

SA- ¿Qué es lo que más te gustó y lo qué menos te gustó del lugar? ¿Qué cosas te sorprendieron? ¿Qué similitudes y diferencias hay con Argentina?

NA- Lo que más me gusta son las playas y lo que menos es que casi nadie habla inglés y menos español, así que es difícil la comunicación. Ellos son simpáticos y buena onda pero es muy difícil en ese sentido. Con Argentina no tiene nada en común, nada pero nada jajaja.

SA- ¿Cómo se te dio la oportunidad de llegar?

NA- Tengo un amigo que jugó al fútbol acá durante muchos años y vive acá. Me habló de la oportunidad y la verdad que siempre quise probar suerte por Asia y conocer esta parte del mundo.

SA- ¿Alguna anécdota que puedas contar que te haya pasado allá?

NA- Hace poco tiempo que estoy pero la verdad que con el tema del idioma siempre pasa algo porque les digo algo y entienden otra cosa jajaja. El entrenador en un momento de la charla me decía en inglés que tenía que ir para atrás y me marcaba en la pizarra que vaya para adelante.

SA- ¿Cómo te llevás con el idioma? ¿Qué costumbres del país adoptaste?

NA- La verdad que siempre intento llevar mis costumbres, me cocino mis cosas y sigo con mi vida normal. Acá se come muy mal para lo que es un deportista así que intento cuidarme así puedo seguir mintiendo un par de años más adentro de la cancha jajaja.



Pero además, Nicolás es un verdadero trotamundos. Con la firma de su contrato en Tailandia, Abot lleva hasta el momento 25 clubes en toda su carrera. Se podría decir que es el Sebastián Abreu argentino, ya que el uruguayo tiene el récord de 29 equipos.

SA- También jugaste en Letonia, Indonesia y Australia. ¿Qué cosas recordás de esos países?

NA- Letonia es un país muy raro, la gente muy fría y durante 5 meses es casi todo el día de noche. A eso se le suma que en Letonia mi equipo era bastante mafioso y apostaba los partidos jajaja. Indonesia es muy parecida a Tailandia y Australia la verdad que es un país perfecto en todo sentido pero sin la calidad humana que a nosotros nos hace tanta falta. Fue un lindo paso por ahí pero no es lo que quiero para mi vida.

SA- Además de la familia, ¿Qué es lo que más se extraña?

NA- La familia, mi novia y los amigos siempre. Además los asados, el fútbol, la charla con la familia, los amigos con mate de por medio y sobre todo el día a día. Pero bueno vivo de lo que amo y lamentablemente el futbol tiene una vida útil que es poca así que hay que aprovecharla.



Sus inicios en el fútbol se dieron en Racing de Lamadrid, hasta que llegó el gran salto a Olimpo de Bahía Blanca a los 19 años. Sn embargo, por distintos aspectos del fútbol, no pudo tener la participación que él esperaba. Ahí llegó su primera salida al mundo, cuando se fue a Costa Rica en 2007. Luego volvió a Argentina para jugar en Sportivo Italiano y a partir de ahí siguió su recorrida por diferentes países: España, Italia, Uruguay, Venezuela, Bolivia, Letonia, Indonesia, Australia, Nueva Zelanda y Malta.

SA-¿Cómo fue el salto del ascenso argentino al fútbol exterior? ¿Costó mucho? ¿Es muy diferente el fútbol?

NA- Cuesta bastante, más que nada para adaptarte y que te acepte tanto el DT como los compañeros. Me tocó varias veces ser llevado por medio de la dirigencia y no sirve porque ellos hacen su negocio pero el que te pone es el entrenador y sino jugás no podes demostrar. Muchas veces me preguntan si es difícil jugar en alguno de los países que estuve y no se puede responder porque no es solo entrar a una cancha. El fútbol se juega en equipo entonces no depende de uno solo y el estar bien y feliz afuera de lo que es el fútbol influye muchísimo porque para mí la parte psicológica es un 80 porciento.

SA- ¿Se sigue el fútbol argentino allá?

NA- Yo miro todo. Programas durante la semana y los partidos algunos que me quedan muy de madrugada no los veo pero si el resumen siempre. Y los de mi Rojo querido a la hora que sea.

SA-¿Seguís la campaña de tus ex equipos de Argentina? ¿Continúas en contacto con ex compañeros?

NA- Intento seguir de casi todos los equipos. Lo más lindo que me deja el fútbol son los amigos, así que quiero que les vaya bien y eso implica seguirles las carreras.

SA-¿Tenés pensado un regreso en algún momento?

NA- Ojalá pudiera volver a jugar en Argentina, sería muy bonito. Pero por la situación del país y mi edad es difícil, sumado a que no tengo un nombre en el fútbol argentino y allá siempre se mueven los mismos jugadores de un equipo a otro. Pero volveré, para mí nunca nada fue fácil pero nada imposible, así que espero que se dé.

comentarios

notasanteriores