Primera B | Villa Dálmine

El Viola no levanta y sigue en caída libre

Dálmine perdió 3-0 ante Fénix en el Coliseo y volvió a dejar una imagen preocupante. Abruzesse, en dos oportunidades, y Verdún anotaron los tantos de la visita.

Publicada: 27/02/2024 09:19:54

Lecturas: 2836

Tras el empate ante Colegiales, el Viola recibía al Cuervo con la esperanza de revertir las pobres actuaciones. Con la línea de cinco, las subidas de Vitale y el buen manejo de Prim, el local insinuaba buenas intenciones. Ramón recuperaba y aportaba claridad, pero le faltaba profundidad al cuadro campanense.

Por su parte, los dirigidos por Cisneros esperaban ordenados hasta que, a los 38 minutos y en la salida de un córner, Dell Aquila le ganó la posición a Ezequiel Ramón, quien cometió un penal tan infantil como absurdo y Abruzzese lo cambió por gol. Luego de esa jugada se vio lo más peligroso en ataque del local en todo el partido. Figueroa quedó mano a mano y Adasme tapó muy bien, y tras un centro de Prim que Figueroa no pudo conectar con precisión en el primer palo. La visita se fue con la ventaja al descanso sin hacer méritos.

En la segunda mitad, Grabinski metió mano, mandó a Solís y a Castañeda, ya había ingresado Piersigilli por la lesión de Arias, pero salvo una apilada de Castañeda que terminó con falta, el local no generó nada. En la primera contra nuevamente Abruzzese anotó el segundo y cada avance parecía terminar en gol.

A los 30 minutos, Verdún decoró el marcador y, si bien fueron tres, pudieron ser más. Villa Dálmine chocaba una y otra vez con su inoperancia y quedaba regalado en el fondo. Los bajos rendimientos individuales y colectivos se dieron presente una vez más ante una parcialidad Violeta que alentó hasta el final, pero no evitó castigar con insultos. Los dos puntos sobre 15 jugados dejan a las claras no solo el descontento, sino también el desconcierto mostrado en estas cinco fechas.

En conclusión, la categórica derrota se justifica en un equipo apático que solo pudo convertir un solo gol y en su rendimiento deja entrever escasos recursos para cambiar la ecuación. En lo que va del torneo probó siete delanteros, tres marcadores de punta, tres volantes centrales, lo que habla de problemas que, pese al cambio de nombres, por el momento, no tienen solución.

Para finalizar, el próximo encuentro ante UAI Urquiza pondrá en juego los tres puntos y la continuidad de su entrenador Cristian Grabinski. Con un torneo que recién arranca, los de Campana suman más resignación que esperanzas, y confusión e incertidumbre son las palabras que mejor describen el presente de un equipo que cae en picada.

Germán Rebottaro

comentarios

notasrelacionadas

notasanteriores

másleídas