Primera Nacional | ATLANTA

El Bohemio volvió a dejar puntos en el camino

En su visita a Mendoza, los dirigidos por Walter Erviti cayeron por 3-2 ante Maipú. Pedrozo había abierto el marcador y Colombini marcó el segundo que no alcanzó.

Publicada: 26/09/2021 23:19:34

Lecturas: 2330

Atlanta cayó ante Deportivo Maipú en otro golpe anímico a un equipo que ya parece definitivamente entregado. Pese a arrancar ganando y no jugar un mal partido, perdió 3-2 en Mendoza y volvió a dejar valiosos puntos en el camino, como en el empate de la semana pasada ante Temperley.

Analizando el juego de esta tarde, no hay demasiado para achacarle al equipo, que comenzó ganando temprano luego de que Bolívar cortara en mitad de cancha y asistiera a Pedrozo para el 1-0. Quizá el haber perdido la pelota después del gol, pero es algo lógico jugando de visitante y abriendo el marcador tan rápido.

Así y todo, Maipú lo dio vuelta gracias a dos penales. El primero, una clara mano de Perales; el segundo, exagerado: López tomó del hombro al atacante, pero su aparatosa caída no coincidía con la violencia del agarrón. Poco le importó a Rivero -el mismo que lo dejó con 9 ante Riestra- que sancionó el segundo tiro desde los 12 pasos (en un intervalo de 10 minutos) y el Bodeguero se puso en ventaja cuando iban 26.

Altanta pudo haber marcado el segundo en el primer tiempo, pero no estuvo fino en el último tramo. Algo similar a lo que le pasó en el comienzo del complemento. Maipú ofrecía poco y nada, pero así y todo había tenido el tercero antes de terminar la primera etapa (Rago tapó un mano a mano). Sin embargo, en el complemento no perdonó: en la primera clara que tuvo, extendió la ventaja con una volea fulminante de Ortega.

Erviti movió algunas fichas, mandó a la cancha a Cardozo, Taborda, Juan Bisanz y hasta a Ochoa Giménez, que hacía rato no aparecía. Mantuvo la presión, el buen trato de la pelota y cierta falta de resolución e ideas en el tramo final de la cancha. No obstante, encontró el descuento a falta de 15 con un cabezazo de Colombini que el arquero Bolado sacó de adentro.

El 3-2 le dio un envión anímico que no pudo aprovechar y, aunque buscó hasta el final, se fue de Cuyo sin puntos. Podría haber mejorado algunos aspectos, claro, pero no fue un mal partido del Bohemio. Así y todo, fue superado por un equipo que no ofreció demasiado más que contundencia y cierta fortuna (¿cuánto hará que a Atlanta no le cobran dos penales a favor en un mismo partido?).

Mirando el panorama completo, la situación preocupa porque pese al cambio de esquema (paró un 5-3-2), no logró explotar las bandas como pretende. Lo que no encuentra en los extremos, tampoco aparece en los carrileros. El poderío ofensivo es un problema, pero ni metiendo dos tantos consiguió sumar, lo que demuestra que también hay que trabajar en la zona defensiva.

Parece ser que Atlanta apenas puede aspirar ahora a clasificar a la próxima Copa Argentina (debe quedar séptimo o ser el mejor octavo). Descontarle 9 puntos a los de arriba para entrar al Reducido en las siete fechas que quedan parece imposible. El mayor objetivo que le queda en los seis partidos que restan es ver quiénes seguirán en el plantel y qué juveniles se asentarán pensando en la temporada venidera. Luque y Bisanz pueden haber sumado esta tarde unos porotos en ese aspecto, por mirar el vaso medio lleno.

Mariano Perusso

comentarios

notasrelacionadas

notasanteriores

másleídas