Primera Nacional | ATLANTA

Volvió a ser el de antes: Atlanta cayó ante Riestra

El Bohemio no hizo pie ante el Blanquinegro, y tras un buen primer tiempo, se desarmó en el complemento. Fue 3-1 gracias al descuento, en contra, de Matías Vega.

Publicada: 31/08/2021 17:10:26

Lecturas: 4109

Si Atlanta se había ilusionado con volver a pelear arriba tras vencer a Belgrano, esas esperanzas se diluyeron en la tarde del martes, tras caer por 3-1 ante Riestra. El equipo de Villa Crespo volvió a fallar en ofensiva cuando tuvo las chances, y no dejó de dar ventajas -y hasta regalos- en el fondo. Así, repitió duelos como ante Chacarita, San Martín o Almirante Brown: juega bien hasta que le hacen el gol, y después es autodestructivo.

El Bohemio dominó la primera etapa con una saludable mezcla de actitud y juego, sosteniendo una idea que tenía como premisa romper en los costados, a espaldas de los laterales, con pases profundos triangulando entre Saggiomo, Pedrozo y Luque, por izquierda, y Ramírez, Perales y Solari por derecha. Sin embargo, nunca pudo generar peligro concreto: las penetraciones terminaban en corners (en el mejor de los casos) o pases a los rivales.

Tal como le pasó en muchos otros encuentros, pese a tener la iniciativa y mostrar más vocación ofensiva, fue su rival quien tuvo la más clara: Leonel Bucca aprovechó un pelotazo y encaró mano a mano a Tello, pero su sutil definición salió pegadita al palo derecho del arquero. Atlanta se fue al descanso con la sensación de haber merecido más, pero sabiendo que, sin decidir correctamente en la última parte de la cancha, se le hará difícil traducir la posesión en goles.

Pero el segundo tiempo, se derrumbó todo lo que había construido. De arranque, Riestra convirtió el primero en un corner en el que Víctor Gómez ganó en soledad y colocó un cabezazo que dio en el palo y se metió. Atlanta pareció tratar de reaccionar de inmediato, y tuvo una chance con una linda combinación entre Pedrozo y Colombini, pero Nacho no pudo definir y terminó en el suelo.

Erviti propuso un cambio de esquema para ir a buscar el empate: afuera Luque y Ramírez, adentro Juan Bisanz y Cristian Cuenca, para armar una especie de 3-3-1-3 que no llegó a dar resultados en ofensiva. Para colmo, minutos después, de un lateral, una pared bastó para que Bucca terminara mano a mano con Tello, y ante una defensa desconcertada puso el 2-0.

El golpe de knock out llegó a los 26, con Tello que intentó salir jugando de abajo, tocó mal, y Figueroa aprovechó para habilitar a Víctor Gómez, que de volea puso el 3-0. Como último tiro, Erviti apuntó a encarar el final del partido con Dramisino y Ríos en lugar de Saggiomo y Solari, completando así un quinteto de juveniles salidos del club en los cinco cambios posibles.

Los pibes le inyectaron alma a un equipo que parecía destruido, y minutos después de los 30, por una mano en un corner, el Bohemio encontró un penal. Colombini remató al palo, pero la fortuna lo acompañó y el rebote dio en la espalda de Vega que había adivinado y se convirtió en el descuento.

Pero no alcanzó ni para ilusionarse con algo más: Atlanta volvió rápidamente a ser ese equipo frustrado que era minutos antes. Riestra, equipo bicho si los hay, le durmió el partido, le sacó la pelota y la hizo girar, aprovechándose del nerviosismo del Bohemio, que no logra arrancar. Así, se consumieron los minutos y el envión de haberle ganado a Belgrano se volvió cosa del pasado. Los de Walter Erviti volvieron a perder, esta vez, 3-1.

Párrafo aparte para la llamativa decisión del entrenador de cambiar de arquero luego de que Sumavil devolviera con grandes actuaciones la confianza depositada en él. Al DT pareciera gustarle arriesgar, pero en momentos apuesta cuando tiene todo para perder y nada para ganar. Atlanta no perdió porque haya jugado Tello, pero no deja de ser extraño que la figura del equipo de los últimos dos encuentros salga del once inicial sin explicación alguna. Y no es la primera vez que lo hace.

El próximo domingo, desde las 11 de la mañana, recibirá en Villa Crespo a Gimnasia de Mendoza en lo que podía ser un duelo directo por la pelea al Reducido y ahora parece ser una de las últimas esperanzas (si no la última) de luchar por algo en la recta final del torneo.

Mariano Perusso

comentarios

notasrelacionadas

notasanteriores

másleídas