Primera C | LUJAN

Federico Carneiro, una salida impensada del Lujanero

Uno de los principales referentes del elenco de la Basílica no logró llegar a un acuerdo económico y su futuro parece haber quedado sellado.

Publicada: 18/10/2020 09:44:26

Lecturas: 1178

Aquel pibe del barrio San Bernardo que compartía las divisiones inferiores con Martín Pérez Bianchi tiene en la actualidad 35 años. Una edad que le permite ir planificando un futuro a corto plazo. Todo futbolista sabe que cuando se acercan los 40 es tiempo de ir parando la pelota, pero mientras el cuerpo aguante siempre se puede seguir siendo amigo de la pelota. De hecho, Federico Carneiro terminó siendo la figura del último clásico ante Leandro Alem disputado en General Rodríguez, con victoria del Lujanero por 2-1. Incluso fue el autor de uno de los dos goles en la victoria por 2-1 ante Sportivo Dock Sud en el Municipal en lo que fue el último partido del año antes de que apareciera en escena el coronavirus.

En su currículum figura haber defendido los colores de Estudiantes de Buenos Aires, Acassuso, Platense y Comunicaciones. Incluso vistiendo los colores del Cartero mostró de qué color estaba pintado su corazón al realizar en el Carlos V la seña de la banda roja por encima de la amarilla que lucía, lo que le valió una sanción disciplinaria del árbitro en aquella ocasión. La historia dirá además que son 225 los partidos con la camiseta del Club Luján y una docena de goles en su haber. Además, muchos entrenadores, entre ellos Orona y el propio Ruggero, le cedieron la cinta de capitán entendiendo que podía lucirla con hidalguía. Hoy se encuentra más cerca de la garlopa que de la pelota.

Crisis económica. Recorte presupuestario y un sacudón disfrazado de virus que terminó por influir a todos. En plena pandemia y suspensión mediante del fútbol en todas sus categorías, el técnico Osvaldo Ruggero entrega una lista con quienes considera imprescindibles dentro del plantel que dirige. Ante la salida de Joaquín Marcos, Federico Carneiro no puede estar ausente. Sin embargo, tras oferta y contraoferta, comisión directiva y futbolista no lograron ponerse de acuerdo. La diferencia económica es ínfima pero ninguna de las dos partes da el brazo a torcer.

Lo cierto es que Luján necesita un volante central con experiencia que llegue y se ponga la camiseta para salir a jugar, sin tiempo para adaptación y experimentaciones, es decir alguien que rinda en cada una de las presentaciones. El dueño indiscutible de la camiseta número ocho del Lujanero dialogó con El Civismo y manifestó: “Ruggero me había dicho que era prioridad para el armado del equipo, pero lamentablemente no logramos cerrar con la comisión directiva del club. Hace dos meses que el plantel se está entrenando de manera virtual y en el transcurso de esta semana comenzaron las prácticas presenciales. En todo ese lapso no hubo un acercamiento por parte de los directivos, lo que me da a entender que es un ciclo cerrado para ellos”.

Y agregó que “la diferencia económica era mínima, muy chica para los tiempos que corren pero no se pudo llegar a acuerdo. En lo personal siempre di todo por la camiseta y he jugada hasta en una pierna. Me hubiese gustado retirarme con la camiseta de Luján y en cancha con el aplauso de la hinchada, pero bueno, hoy la realidad indica que eso es una quimera”.

Pese a eso, las ganas de seguir jugando no se han ido y por eso se encuentra abierto a nuevas propuestas futbolísticas del ascenso, después de todo nadie desconoce el currículum vitae de Federico Carneiro: “Si no sale otro club y eso significa tener que colgar los botines será un sabor agridulce. Agrio porque no pude retirarme en cancha, dulce porque podría decir que en mi último partido me retiré con un gol. Igualmente esta cuarentena me ayudó para intensificar mi proyecto de carpintería industrial y la fabricación de muebles. Será ese mi oficio principal si es que el fútbol pasa a ser sólo un grato recuerdo”.

Agustín Gigante / El Civismo

comentarios

notasrelacionadas

notasanteriores

másleídas