Primera B | ACASSUSO

La increíble historia de Nicolás Celotti

Nicolás Celotti, ex defensor de Acassuso, le relató su historia a Solo Ascenso tras irse del Quemero al fútbol portugués con una promesa que lejos estuvo de cumplirse.

Publicada: 05/04/2020 23:44:28

Lecturas: 2927

De la ilusión a la incertidumbre en tan solo unos meses pasó el defensor Nicolás Celotti. A fines de 2019 decidió emprender un viaje a Portugal para jugar en el Oliveriense, club de la tercera categoría del país europeo. La oportunidad se le presentó tras dos pruebas realizadas en el estadio de Cañuelas y Lanús.

A mitad de año, a meses de terminar su carrera de Periodismo, Celotti recibió el visto bueno mediante su representante para ir al Viejo Continente. Aunque decidió postergarlo para culminar su formación académica y cumplir su contrato en Acassuso.

Su camino estaba en el fútbol. Desechó una beca para ir a estudiar a los Estados Unidos. Tan es así, que vio y se informó sobre su destino en Portugal, el club Oliveirense: “Investigué y miré todos los partidos del equipo. En septiembre, octubre, salieron noticias por problemas de pagos y me preocupé. Hasta que en diciembre vi que cobraron y me fui para allá”.

“El equipo estaba peleando el descenso, y parecía estar en orden con los pagos, cosa que no fue así y no estaban cobrando los jugadores. El técnico que estaba ordenó que se cierre el club, que se declaró insolvente y se terminaron yendo muchos jugadores”, comentó Celotti, en exclusiva con Solo Ascenso.

Sin pensarlo demasiado, con el objetivo de no estancarse, el defensor aceptó la oferta para irse al equipo Grupo Deportivo Mirandes, de la Cuarta División. El empresario Sebastián Diericx se comprometió a abonar el sueldo y el presidente de la institución, Joao Castro, la casa y comida. El último cumplió con lo pactado, no así Diericx qué desapareció.



En el Mirandes, Celotti comparte plantel y casa con otros 11 jugadores argentinos. “Cuando llegué me enteré que los chicos no cobraban hace ocho meses y estaban intentando contactarse con el empresario. Hasta el día de la fecha no vimos un solo euro”.

A pesar del mal trago, el ex Acassuso convive con los demás argentinos en una casona enorme ubicada en un pequeño pueblo llamado Miranda do Douro, al norte de Portugal y casi al límite con España. Debido al brote de coronavirus, las fronteras están cerradas.

“El presidente siempre cumplió y nos traen la comida a la casa, que consiste en desayuno, almuerzo, merienda y cena. Con el tema de la plata tratamos de economizar lo más posible, gastamos en promedio 5 euros por semana. Algunos de los chicos tuvieron que salir a trabajar y con la plata que ganaron sobreviven ahora”, completó.

La Play Station es el pasatiempo favorito en época de aislamiento obligatorio. “Mi tia me compró un proyector y eso nos ayudó para poder jugar. Armamos torneos de FIFA con los chicos y nos quedamos jugando hasta tarde”.

Sobre su futuro, finalizó: “La idea de todos es quedarnos en Portugal, sabemos que hay una oportunidad grande acá, el nivel es bajísimo y la segunda categoría es como una B Metropolitana en Argentina. Volver a Argentina no es opción para ninguno”.

Federico Marín

comentarios

notasrelacionadas

notasanteriores

másleídas