Primera Nacional | VILLA DALMINE

Pasión violeta

Villa Dálmine cumple 61 años de vida y en esta nota especial repasamos los momentos más importantes en la historia de la institución de Campana. ¡Salud, Viola!

Publicada: 20/11/2018 08:35:00

Lecturas: 2108

El 20 de noviembre siempre es un día de festejo de Campana. Es que esa jornada pero en 1957, Villa Dálmine nació por intermedio de un acuerdo llevado a cabo en la empresa Dálmine Safta, fábrica que decidió dar inicio a un club social predispuesto para la práctica deportiva.

Ya en 1960 se afilió en la Liga Campanense y un año más tarde logró dar el gran salto a la Asociación del Fútbol Argentino para disputar la denominada Tercera de Ascenso. Ese torneo fue ganado por el Viola, y en 1963 obtuvo el acceso a la Primera B en una recordada final frente a All Boys.

Para ese tiempo el Viola contaba con su casa ubicada en plena ciudad de Campana. El Coliseo de Mitre y Puccini, con capacidad para más de diez mil espectadores, fue testigo de hazañas y partidos históricos que marcaron el camino de la institución.

Con relación a los colores de esta institución, cabe destacar que se eligió el violeta ya que no querían que tuviera similitud con algún otro, y como el tono parecía un tanto ¨tétrico¨, se trató de matizarlo con el blanco y de esta forma se hizo popular e identificatoria la tonalidad violeta-blanco como emblema del citado club.



Pese a los buenos resultados deportivos, un tiempo después llegó un descenso que luego sirvió para sembrar las bases de un equipo que tuvo el mote de “Holanda de la C”, en 1975, tras quedarse con ese campeonato.





A partir de allí hubo intermitencias no solo en cuanto a resultados sino también a los altibajos producidos en las diferentes divisionales atravesadas por Villa Dálmine. En 1994 la institución cambió su nombre por Atlético Campana, aunque no tuvo gran beneplácito en los simpatizantes y eso obligó a retomar su nombre original en el inicio del segundo milenio.

La década del 80, luego de un comienzo irregular, con un descenso a la división C, le permitió ascender en 1984, y ya en la divisional B vencer en un partido memorable nada más y nada menos que al Racing Club de Avellaneda por 3-1. Pocos años después asciende al Campeonato Nacional de Ascenso, en el que se mantiene por algunos años. En esa época se crea la llamada Escuela de Fútbol, con el fin de promover dicho deporte a los chicos campanenses, y así poder nutrir de jugadores hechos en el club a los planteles superiores.



El 2002 fue un año que quedó marcado a fuego por la hinchada del Viola, debido a que fue protagonista del certamen de la Primera C y su plantel estuvo conformado por futbolistas de renombre como Raúl Cardozo, Pedro Troglio, José Basualdo, Mario Pobersnik y Roberto Monserrat, entre otros.





Y tras quince años en la cuarta divisional del fútbol argentino, Villa Dálmine retomó su camino en la B Metropolitana en 2012 tras derrotar a Talleres de Escalada en condición de local, de la mano de Walter Nicolás Otta. En la siguiente temporada peleó abajo, mantuvo la categoría, pero tras ello logró luchar por una chance de ascenso, pero fue eliminado y recién pudo desahogarse en 2014, cuando venció 2-0 a Tristán Suárez (2-1 el global) logrando así un boleto para la B Nacional.



Desde el 2015 hasta este momento se mantuvo de buena forma en la categoría, incluso llegó hasta los cuartos de final del Reducido y cayó de forma ajustada ante San Martín de San Tucumán, que luego terminó ascendiendo a Primera División.

Los 61 años lo encuentra al Viola tratando de afianzarse en la segunda categoría. Son varios los motivos para festejar. El intendente, Sebastián Abella, anticipó que antes de fin de año el club tendrá las escrituras del Estadio y la Comisión Directiva recibió un resarcimiento de la empresa Tenaris por el desmantelamiento de la tribuna Cesareo. En estos días los dirigentes definirán la construcción de la ampliación de la platea o la tribuna Cesareo, en otra dimensión.

A fuerza de sacrificio y mucho esfuerzo, el conjunto de Campana se encuentra a un escalón del máximo plano a nivel deportivo y sueña con seguir engrosando su rica historia.

¡Felicidades, Viola!

Germán Rebottaro

comentarios

notasrelacionadas

notasanteriores

másleídas