Primera Nacional | ATLANTA

El Bohemio cambió la cara y volvió a sumar en casa

El equipo de Walter Erviti comenzó rapidamente en ventaja con gol de Colombini, pero en el complemento no pudo aguantarlo y terminó 1-1. Podría haber ganado como perdido.

Publicada: 05/09/2021 13:22:15

Lecturas: 3536

Atlanta enfrentó a Gimnasia de Mendoza en un duelo complicado por partida doble: no sólo tenía delante a uno de los rivales más duros del torneo, sino que además tenía que evitar que la goleada sufrida en Riestra calara hondo en el ánimo del plantel.

Tomando esos parámetros, comenzó de manera inmejorable y tuvo un muy bien primer tiempo. De entrada, un pase fenomenal de Bolívar para la corrida de Taborda derivó en un centro rasante que Pedrozo transformó en el 1-0. No habían pasado ni 5 minutos y el ex Boca pagó con una asistencia la confianza del DT, que de ni concentrar lo mandó de titular directamente.

Rápidamente pudo haber aumentado Atlanta con una jugada calcada, pero Gimnasia tomó nota y esta vez Pedrozo llegó acompañado al área y su definición encontró a un defensor. Superado el desconcierto inicial, los mendocinos recuperaron la pelota, pero nunca pudieron romper a una defensa que estuvo muy concentrada, y el mediocampo inteligentemente jugaba con tranquilidad y paciencia.

Cerrando el primer tiempo, el Mensana entró en desesperación y el Bohemio pudo haber aumentado, pero volvió a fallar en los últimos metros y se fue con la sensación -ya costumbre- de que de haber sido más fino tendría otro segundo tiempo por delante.

En el complemento, el Bohemio fue retrocediendo ante un Gimnasia que con más fuerza que ideas buscaba el empate. Erviti trató de poner aire en la delantera, pero los ingresos de Solari y Dramisino por Taborda y Pedrozo no le salieron bien. A Maluma no le sirvió el tirón de orejas: entró nervioso y atolondrado. Y la salida de Pedrozo obligó a perder la tranquilidad mental que no tenía otro en la cancha.

Pero promediando el complemento, Atlanta se durmió en un tiro libre, Gimnasia jugó rápido y el centro cruzado desde la izquierda se terminó transformando en el empate. Recién ahí el Bohemio se dispuso a atacar de nuevo, pero no encontraba las asociaciones fluidas del primer tiempo. Se rompió el medio y ambos contaron con chances claras para llevarse la victoria.

Así como en el primer tiempo sobre el final el Bohemio pudo haber estirado la diferencia, en el complemento, de no haber sido por Sumavil, se habría ido derrotado. No obstante, la última fue para el local: Colombini la bajó para Solari, pero Maluma, en lugar de definir, quiso controlar de pecho, la paró mal y el peligro se diluyó.

Más allá del empate, Atlanta mostró una clara mejoría en relación al último partido, y deja una tranquilidad: no está a las puertas de otra espiral destructiva. Paga (y seguirá pagando) la consecuencia de apostar a un plantel joven: el gol que recibió hoy fue propio de un equipo inexperto, un riesgo lógico en este contexto, al igual que la desesperación carente de ideas con la que afrontó el cierre.

Resolver estos aspectos son tareas a largo plazo, mientras tanto, buscará retomar la senda del triunfo la próxima fecha en Córdoba, como visitante de Estudiantes de Río Cuarto.

Mariano Perusso

comentarios

notasrelacionadas

notasanteriores

másleídas