Primera Nacional | ATLANTA

Sebastián Cassano dirigirá a Atlanta en el Reducido

Luego del triunfo ante Morón, y ante la negativa de Diego Martínez, que era el elegido, Atlanta le dio la confianza al entrenador interino para que dirija el Reducido.

Publicada: 14/01/2021 12:38:31

Lecturas: 2817

Fueron días muy cargados para el Bohemio tras la salida de Fabián Lisa. La dirigencia sentía que con el cuerpo técnico de ese entonces, el objetivo del ascenso no sería posible, por lo que apostaron por un volantazo de último momento. De común acuerdo, se terminó el vínculo con el DT, y se salió a la búsqueda de un reemplazante.

Para Fernando Romano, mánager del club, sólo había dos nombres posibles: Alejandro Orfila y Diego Martínez, en ese orden. El Chano respondió rápidamente, y en menos de un día confirmó que no aceptaría el puesto porque no consideraba tener tiempo suficiente para trabajar con el equipo y lograr lo que pretendía.

Entonces el Bohemio fue por el ex entrenador de Estudiantes, de último paso por Godoy Cruz. Con él las charlas eran positivas y todo parecía encaminarse, pero había un inconveniente: Martínez estaba en Mendoza, resolviendo situaciones contractuales y personales, que le impedían apersonarse inmediatamente en Buenos Aires para asumir como DT de Atlanta. Así fue que se apostó por Sebastián Cassano para que ocupara el banco frente a Deportivo Morón.

Martínez volvió a la Capital y se reunió con Romano, pero le confesó que a su vez había sido contactado por Tigre tras la derrota ante Riestra que había dado por finalizado el ciclo de Blengio. El entrenador se reunió con ambos clubes, pero optó por el Matador, dejando al Bohemio sin su segunda opción.

Sin mucho tiempo, y habiendo obtenido un buen resultado en su debut, para el mánager no hay mejor alternativa en este momento que el DT interino, que ya trabajó con el plantel superior en dos ciclos anteriores: tras la salida del Gallego Méndez en la temporada 2013/14, y en el torneo de transición 2014, luego de la renuncia del Mago Capria.

Durante el primer ciclo, estuvo al mando una rueda entera en lo que fue su debut como entrenador de Primera. El equipo arrancó bien y se mantuvo relativamente firme, con apenas tres derrotas en 20 partidos. Sin embargo, una larga lista de empates llevó a que relegara posiciones y terminara tercero. La dirigencia en ese entonces buscó un reemplazo, y Carlos Mayor asumió para dirigir el último tramo de la temporada y el Reducido, donde caería con Platense.

En la temporada siguiente, Mayor renunciaría a días del debut, cuando Godoy Cruz lo tentó para dirigir en Primera. El elegido fue Diego Capria, pero al Mago le salieron todas mal: cinco derrotas al hilo. El torneo venía mal parido, y aunque Cassano debutó con un entretenido triunfo 5-3 ante Merlo, nunca pudo enderezar un barco que estaba destinado a chocar. Tres triunfos, cuatro empates y seis derrotas sería el balance final.

En sus ciclos anteriores, el entrenador no había trabajado cambios sustanciales en cuanto a esquema: en ambos casos había mantenido el 4-4-2 con el que venían jugando tanto Méndez como Capria. Sin embargo, sí metieron mano en los nombres, y con buenos resultados: siempre debutaron con triunfos. En este caso, también rompió el formato de Lisa y volvió al exitoso 4-3-3 que venía manejando el Bohemio.

Esta será la primera vez del Pipa en instancias definitivas, tendrá su estreno en un Reducido. Ya comenzó con el pie derecho, y la primera llave será el domingo, en Río Cuarto, ante San Martín de Tucumán en un duelo que irónicamente dispusieron los resultados y que tendrá una gran carga simbólica: es la final que no fue.

Mariano Perusso

comentarios

notasrelacionadas

notasanteriores

másleídas