Primera Nacional | FERRO CARRIL OESTE

Murió Carlos Timoteo Griguol, emblema del fútbol argentino

El legendario técnico de Ferro falleció este jueves a los 86 años. Estaba internado hace varias semanas por un cuadro de neumonía agravado por el contagio de coronavirus.

Publicada: 06/05/2021 10:31:13

Lecturas: 1393

El fútbol argentino llora a uno de sus más grandes maestros. Carlos Timoteo Griguol murió este jueves a los 86 años. El histórico entrenador de Ferro llevaba varias semanas internado en el Sanatorio Los Arcos de la Capital Federal por un cuadro de neumonía agravado por el contagio de coronavirus.

El legendario DT había sido vacunado contra el Covid-19 a fines de febrero en el vacunatorio que funciona en el club de Caballito, pero contrajo la enfermedad poco después. Si bien había presentado síntomas de mejoría, su salud se deterioró rápidamente en los últimos días.

La noticia fue confirmada Por Víctor Marchesini, exjugador de Ferro y Boca, y yerno de Griguol, en un mensaje en su cuenta de Twitter: “Se nos fue Timo. Gracias por todo Viejito, imposible no tenerte presente minuto a minuto. Te voy a extrañar. QEPD”.

Como jugador vistió las camisetas de Atlanta y Rosario Central. En el Bohemio consiguió el único título del club, la Copa Suecia de 1958. Además, también tuvo un paso por la selección argentina, en donde integró el plantel que ganó el torneo sudamericano, hoy Copa América, de 1959.

Luego hizo carrera como entrenador en varios clubes, pero siempre se lo recordará principalmente por su paso por Ferro en la década del ’80. Fue el artífice de la época dorada del Verdolaga con el que conquistó dos títulos en Primera División, el Nacional 1982 y el Nacional 1984.

Su trayectoria como director técnico comenzó en Rosario Central, donde ganó el Nacional 1973, y luego pasó por Tecos de Guadalajara, Kimberley de Mar del Plata, Ferro, River (ganó la Copa Interamericana 1987), Gimnasia La Plata, Betis de España y Unión de Santa Fe. Su último club fue el Lobo platense en la temporada 2003/04.

Timoteo siempre siguió ligado a Ferro. El 10 de octubre del 2016, se descubrió una merecida estatua de su figura que quedará para la eternidad en el club de Caballito, en agradecimiento al hombre que transformó a la institución en una de las más importantes del fútbol argentino y sentó las bases de un legado que hoy persiste.