Primera Nacional | VILLA DALMINE

“Los jugadores del ascenso se quieren matar”

En medio de la pandemia y el parate de la actividad, Felipe De la Riva fue sincero y dio su punto de vista sobre la situación actual de los futbolistas de categorías menores.

Publicada: 24/05/2020 17:46:36

Lecturas: 1656

Con más de dos meses de cuarentena y a la espera del pico de los contagios en el país, el regreso del fútbol está lejos de concretarse en lo inmediato. En ese contexto, el técnico de Villa Dálmine hizo hincapié en la actualidad de los jugadores del ascenso.

En diálogo con Honestidad Brutal (FM Simple 97.3), el experimentado director técnico admitió: “Estoy convencido de que el fútbol, por lo menos en los entrenamientos, es una actividad que genera menos riesgo comparado con otras profesiones como un delivery o empleados de estaciones de servicios, no entiendo por qué no podemos entrenar”.

Con respecto a la situación de los futbolistas del ascenso y la Superliga, De la Riva manifestó: “Más allá de que sea entendible la decisión de jugadores como Ponzio o Tevez de no jugar, muchos futbolistas del ascenso se subieron al barco ese porque les quedaba cómodo, se los dije en el vestuario, pensaban que se iban de vacaciones 15 días e iban a volver”.

“En un primer momento el presidente dijo que no veía por qué el futbol no podía seguir a puertas cerradas y fueron los jugadores los primeros quejarse que se querían ir a la casa. La diferencia es que los jugadores de Primera División pueden estar dos años en la casa si quieren. Hoy los jugadores de ascenso se quieren matar porque quieren volver a laburar, pero eso lo tendrían que haber visto el primer día. Estoy de acuerdo con la cuarentena, pero el futbol corre menos riesgo, creo que debemos entrenar, respetar la profesión. Todos necesitamos la plata, pero que me paguen por estar sentado en mi casa no me genera satisfacción, quiero volver a trabajar”, sostuvo.

A dos meses del receso, Felipe De la Riva explicó que muchos jugadores conservan la pasión y el espíritu amateur, pero otros perdieron el entusiasmo. "Algunos se convirtieron en oficinistas y van al entrenamiento mirando el reloj para irse rápido, si le toca un técnico que hace entrenamientos largos se ponen de mal humor y no disfrutan de la práctica, creció el bichito de la tristeza y van al fútbol como si fueran a una oficina y si no vivís el fútbol con pasión no sirve de nada”, agregó.

En última instancia, el técnico se refirió a la situación del plantel de Villa Dálmine y el trabajo que realiza para conformar un nuevo grupo de jugadores. “Los muchachos que tienen contrato no regalaron un minuto y entrenan de lunes a sábado dos horas por día, no es fácil armar un equipo con lo que será la economía luego de la pandemia, pero no me gusta perder el tiempo y por eso estoy adelantándome a los hechos”, cerró.

Solo Ascenso

comentarios

notasrelacionadas

notasanteriores

másleídas